viernes, 23 de abril de 2010

PIRATAS DEL CARIBE (01-11-09)

Fregata magnificens
La isla Española o de Santo Domingo, se encuentra situada en el océano Atlántico y está bañada por las cálidas aguas del Caribe que hacen de sus playas, un destino de moda entre los turistas americanos y europeos.
Fregata magnificens
Su territorio está dividido en la República de Haití, que ocupa una tercera parte en la costa Oeste, y los otros dos tercios de la isla que pertenecen a la República Dominicana.
Haití es el país más pobre de América y la ineptitud de sus políticos ha arrasado con la riqueza de sus tierras y de sus aguas, llevando a su población a una situación límite.
Cathartes aura
Los haitianos, como tantos casos que conocemos, se ven obligados a inmigrar en busca de una salida para sus miserables vidas.
Pandion haliaetus
La República Dominicana ha conservado mejor sus recursos, entre los pobres también hay clases, y es el destino elegido por la mayoría de los haitianos en su huida, legal o ilegalmente.
Los dominicanos utilizan a los haitianos como mano de obra barata para los más duros trabajos en la recolección de caña de azúcar, café, cacao o arroz.
Los haitianos, lejos de integrarse, se aislan con sus peculiaridades culturales y de aquí surge, como no podía ser de otro modo, la xenofobia y la marginación.
Son tratados como animales (les llaman cucarachas) y su vida tiene muy poco valor.
Icterus dominicensis
También son vistos como una competencia desleal en un país que, a fin de cuentas, sufre un importante subdesarrollo.
Mimus polyglottos
De los aproximadamente 10 millones de haitianos censados, 1,4 viven en la República Dominicana, la inmensa mayoría de forma ilegal.
Quiscalus niger
Algunos penetran a través de la frontera directamente y otros, que son contratados legalmente para trabajar de braceros, se escapan al acabar la temporada o poco antes.
Tyrannus dominicensis
Entonces viven como auténticos forajidos sin domicilio y sin ley.
Melanerpes striatus
Volvemos al comienzo y nos encontramos en uno de esos complejos turísticos con un "anónimo" viajero, aficionado a las aves, y que, con el permiso de su familia, decide perderse por una de esas espectaculares playas caribeñas.
Melanerpes striatus
Alejándose de la zona hotelera busca el contacto con la naturaleza salvaje, en soledad y lejos del bullicio.
Coereba flaveola
Después de sacar las mejores fotografías de su vida y con la satisfacción reflejada en su cara, decide recoger unas conchas y piedras que encuentra en la arena, para sorprender a sus pequeños que le esperan jugueteando en la piscina.
Falco sperverius
En un momento en que abandona la playa para protegerse del sol bajo unos cocoteros, le sale de la jungla un moreno con cara de malo y con un machete de medio metro de hoja, cortándole el paso.
 El asaltante le pide todo lo que lleva encima:
 Reloj, cámara, prismáticos y mochila.
Ardea alba
Aparece otro individuo, igualmente armado, a sus espaldas, y nuestro protagonista en su inocencia de primer mundo, intenta dialogar para simplemente recuperar la tarjeta con las fotografías de las vacaciones.
 Entonces escucha: "¡¡Pégale un balazo...!!"
 Pocos días antes, un belga que opuso resistencia a otros asaltantes de caminos, recibió dos machetazos sin contemplaciones así que, el ornitólogo, puede darse por contento de que todo haya finalizado con un buen susto y la pérdida de su equipo fotográfico.
Butorides virescens
Todavía le tiemblan las piernas y no deja de pensar en los dos haitianos que le acaban de asaltar. A pesar de todo, piensa que las verdaderas víctimas (además de delincuentes), son ellos por no haber tenido nuestra suerte de nacer en un país "rico". El viajero continúa sus vacaciones tratando de olvidar.
 Los haitianos, no pueden olvidar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario