viernes, 15 de agosto de 2014

PALOMA TORCAZ (Columba palumbus)

 Paloma torcaz (Columba palumbus)
 La mayor de nuestras palomas es sedentaria en la península Ibérica aunque en otoño recibimos a millones de ellas venidas del norte de Europa.
 Durante su paso por los Pirineos muchos miles son abatidas por los cazadores y la sensación que tengo es que cada año se ven pasar más bandos por la costa cántabra, quizás huyendo de esas matanzas indiscriminadas.

  Paloma torcaz (Columba palumbus)
Una voladora impresionante (he visto como alguna conseguía huir de un halcón peregrino que falló su primer intento de captura y que luego fue incapaz de atraparla en la persecución posterior), su vista es magnífica y abarca prácticamente los 360º lo que unido a su timidez por nuestras tierras hace de ella un ave difícil de fotografiar.

 Paloma torcaz (Columba palumbus)
Curioso que en ciertas ciudades se comporte con total confianza (como una paloma doméstica) mientras que en otras huye en cuanto localiza un ser humano, su potencial enemigo.
Seguramente tenga algo que ver con nuestro comportamiento, totalmente aniquilador con esta especie aquí en el norte.

Pd: Aquí una opinión con bastante fundamento sobre las incomprensibles prospecciones de petroleo en aguas canarias.

martes, 12 de agosto de 2014

EL REGRESO

 Golondrina común (Hirundo rustica)
En Liébana (Cantabria) se veían el pasado domingo cientos de aviones comunes y golondrinas. Se van juntando grandes bandos preparándose para migrar. 

 Golondrina común (Hirundo rustica)
Pero yo no había ido hasta Liébana para despedirme de las golondrinas... Más bien al contrario, el motivo era un esperado reencuentro.

  Y allí estaba Daniel esperándome, y nos dimos besos, abrazos, y cayó alguna que otra lagrima.
Ha aprendido muchas cosas  en el campamento (yo también) pero nos hemos echado mucho de menos.
 Ya tendremos años para distanciarnos y añorarnos.
Ahora disfrutamos otra vez de nuestras cosas juntos...

Y la música nos hace felices.

sábado, 9 de agosto de 2014

MoradoClaroCasiAzul

Vencejo común (Apus apus)
Pocas salidas al campo en este mes de agosto y pocas cosas nuevas que contar de las aves de nuestro entorno.

Vencejo común (Apus apus)
Nuestros vencejos ya iniciaron la migración hacia África pero podemos disfrutar con el paso de algunos más norteños estos días en Cantabria.

Cormorán grande (Phalacrocorax carbo)
Una imagen más típica del invierno, un cormorán grande capturando una anguila.

Cormorán grande (Phalacrocorax carbo)

Cormorán grande (Phalacrocorax carbo)
 Siempre espectacular la lucha por sobrevivir.

Busardo ratonero (Buteo buteo)

Milano negro (Milvus migrans)
En el polder de Escalante, una veintena de milanos negros daban buena cuenta de los insectos que pululaban por los pastos recientemente segados.
 Desde mi punto de observación conocí a un fotógrafo de naturaleza cuyo trabajo me ha parecido sensacional, muy bonito. Se trata de José Pesquero y aquí tenéis parte de su trabajo.

A mí, al pasar las fotos al blog, alguna de ellas me ha cogido unos tonos morados que no sé a que se deben.
Cosas de la técnica... 

Milano negro (Milvus migrans)

Mientras se alimentaban tenían tiempo para las peleas y las persecuciones entre ellos. Incluso un despistado ratonero que pasaba por allí, sin comerlo ni beberlo, se vio metido en sus trifulcas y tuvo que huir tomando altura.

Busardo ratonero (Buteo buteo)
El ratonero se aleja...
¡Muy bonito, por cierto!

lunes, 4 de agosto de 2014

SÍNDROME DEL NIDO VACÍO (Campamento en Cabañes)

 Jilguero (Carduelis carduelis)
Tiempo, este mes de agosto, de continuos abandonos de nidos entre nuestra avifauna, como los jilgueros en Laredo que ya sacan adelante su segunda pollada.

 También es tiempo de competiciones de bolo palma en los que Daniel va adquiriendo cada vez mayor protagonismo. Además de sus primeros concursos individuales, forma parte del equipo Benjamín-Alevín de Laredo que se clasificó invicto para la fase final de la liga.
 Los 8 mejores equipos han disputado este sábado la final en la bolera Mateo Grijuela de Peñacastillo, algo así como la "Catedral" en este mundillo bolístico. Y allí nos fuimos.

 Cernícalo vulgar (Falco tinnunculus)
En Peñacastillo otros pollos salían del nido. Un escandaloso y jovenzuelo cernícalo llamó mi atención.

 Los pequeños se comportaron como campeones y finalizaron en un magnífico tercer puesto de Cantabria... España... Mundial... únicamente derrotados, por la mínima, (3-2) por los que a la postre resultarían campeones; Peñacastillo.
De pie: Ángel (vicepresidente e impulsor de esta prometedora escuela de bolos de Laredo), David, Gael, y Jon recibiendo el trofeo correspondiente.
Agachados: Iván, Sergio y Daniel.
Aquí una bonita crónica.

 Daniel Villodas
 Al día siguiente llegó otro momento especial para la familia Villodas-Guerrero.
 Dani se nos iba de campamento a los Picos de Europa con la gente de la SEO.
 Nada de nervios, el niño se comió un platazo de pote asturiano y un filete antes de despedirse de su familia snif, snif.

 Un lugar idílico en las montañas, el Albergue de Cabañes, y un montón de actividades para pasar una semana entretenida y educativa.

 Culebrera europea (Circaetus gallicus)
En el cercano Castañar de Habario una pareja de culebreras cazaba ofidios para sus pollos, a los que se oía chillar pidiendo comida. 

Culebrera europea (Circaetus gallicus)

 No pudimos evitar echar un vistazo hacia atrás... y allí estaba Daniel disfrutando con sus nuevos amigos.

Culebrera europea (Circaetus gallicus)
 Encargué a la vecina culebrera que me vigilara al niño (aunque bastante tendrá con el suyo) porque, como dice Marian, padecemos una fase leve del conocido como;
  "Síndrome del nido vacío".

miércoles, 30 de julio de 2014

"SE BUSCA" Se esconde en las montañas... ¡Gran recompensa!

Jesús Menéndez y Álvaro Bustamante
Recuerdo un curso de anillamiento organizado por la SEO hará casi 20 años en  Biscarrués (Aragón), en el que nuestro monitor (Jose Luis) nos comentó en una de las habituales y agradables sobremesas que teníamos antes de colocar las redes, que en su experiencia como guía con grupos de ornitólogos extranjeros, el ave más solicitada y demandada era...
 ¡¡El Treparriscos!! 

Chova piquigualda (Pyrrhocorax graculus)
El día 27 de julio, tres amigos (Jesús, Álvaro y yo) nos dispusimos a tener un encuentro con tan codiciada ave y para ello nos dirigimos a uno de sus inaccesibles reductos, su hábitat en el reino de las chovas piquigualdas:
¡Picos de Europa!

Treparriscos (Tichodroma muraria)
Tuvimos suerte y, en una pared de cuyo nombre no quiero acordarme, aparecieron.

Treparriscos (Tichodroma muraria) hembra
Además, al estar atareados con la crianza de sus pollos, nos fue muy cómodo disfrutar de su presencia.

Pequeños que tienen ya un tamaño considerable (en la foto se aprecia el ala completamente desarrollada de uno de ellos) y les quedará poco para abandonar el nido, ubicado, como es costumbre en esta especie, al fondo de una profunda grieta entre las rocas. Suelen tener 4 pollos aunque nosotros sólo pudimos ver a dos en cada ceba.

Chova piquigualda (Pyrrhocorax graculus)
Nos ocurrió algo curioso. Mientras observábamos a los treparriscos, que se comportaban con total naturalidad entregando las cebas regularmente, aparecieron las omnipresentes chovas que siempre persiguen a los excursionistas en busca de alguna migaja con la que alimentarse.
Y fue entonces cuando comenzamos a escuchar un silbido, nuevo para nosotros, y que no era otra cosa que el reclamo de alarma del treparriscos ante la presencia de los inquietantes córvidos.
Las chovas no parecían muy interesadas por los pajarillos y sí por los restos de nuestro almuerzo pero... "Más vale prevenir" que diría cualquier ave "instruida".

En este cutre vídeo lo más importante es el audio aunque también se puede apreciar la manera de moverse de esta especie. Volumen a tope porque se escucha todo muy bajito:

  1. Desde el comienzo puede oírse el silbido de alarma del treparriscos.
  2. Desde el segundo 9 de la grabación, tres gorriones alpinos nos sobrevuelan emitiendo su reclamo.
  3. En el segundo 18, Jesús comenta:  "Los has visto Álvaro" je,je,je. Era otra de las especies más "buscadas".
  4. Segundo 31, entrega de la ceba en el nido y chillidos de los pequeños reclamando su parte del festín.

Treparriscos (Tichodroma muraria) macho
 El macho se tomó un pequeño descanso para arreglarse el plumaje, y vuelta a por los insectos.

Treparriscos (Tichodroma muraria)

Treparriscos (Tichodroma muraria)
Su vuelo, parecido al de una abubilla, es inconfundible.

Treparriscos (Tichodroma muraria)

Treparriscos (Tichodroma muraria)
En esta última foto me recuerda muchísimo a una mariposa.

Acentor alpino (Prunella collaris)
  Otras aves de la montaña (acentor alpino, bisbita alpino, collalba gris) también estaban en plena crianza, acumulando gran cantidad de invertebrados en el pico para alimentar a su progenie.

Llegamos a un collado por el que nos sobrevolaron varias aves. Las primeras un bando de al menos 7 cernícalos que, como sospechábamos en un principio, deben ser primillas.

Cernícalo primilla (Falco naumanni)
Muy parecido al cernícalo vulgar, los primillas son coloniales y también durante las migraciones se comportan de modo social. Sus poblaciones más cercanas al punto donde los vimos serán los de Tierra de Campos, en Palencia, es decir se han dirigido al Norte.
 ¿Cuál es la explicación a este comportamiento?

Cernícalo primilla (Falco naumanni)
 Al parecer, antes de comenzar la migración postnupcial hacia África, realizan pequeños desplazamientos a las montañas del Norte, donde se alimentan de los numerosos saltamontes de sus laderas con el propósito de coger fuerzas para afrontar su verdadera migración.

Culebrera europea (Circaetus gallicus)
Una pareja de culebreras, el macho más ligero y con "babero" oscuro, vuelan sobre el collado.

Culebrera europea (Circaetus gallicus)

Rebeco (Rupicapra rupicapra)
 El único mamífero salvaje que descubrimos fue este rebeco con el pelaje de verano que descubrió Álvaro casi al final de la jornada.

Abejero europeo (Pernis apivorus)
 Ya en el coche, cuando bajamos a tomar un cerveza para hidratarnos, este abejero nos deleitó con unos giros a baja altura.
¡¡Los ornitólogos nunca descansamos!!

Álvaro, Ernesto y Jesús
 Como colofón nos acercamos a la quesería (Quesería las Brañas de Pendes) de un amigo de Álvaro, Pedro Velarde, en la que degustamos sus quesos, bebimos vino y escuchamos las historias de Pedro, un fenómeno. 
¡¡Estupenda jornada!!

Pd: Estoy pensando en hacer una sección con los ornitólogos con los que coincido por esos campos de Dios. Puede que empiece con estos dos figuras je,je,je.

domingo, 27 de julio de 2014

ALCAUDÓN DORSIRROJO (Lanius collurio)

Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio)
  Una de nuestras más interesantes aves, el alcaudón dorsirrojo apenas mide 17 cm pero es un bravo cazador de insectos, pequeños reptiles y mamíferos, e incluso de algún pajarillo despistado.

Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio)
 Cría en terrenos abiertos y la campiña cántabra, con sus praderías, arbustos y matorrales, parece ideal para sus exigencias estivales.

Su ruta migratoria ha sido recientemente desmenuzada gracias a las modernas tecnologías que han conseguido que estas pequeñas aves portaran unas pequeñas "mochilas" que indicaban a los científicos la posición de las aves cada día.
 Se trataba de unos alcaudones capturados en León y cuyo apasionante viaje a Mozambique se puede analizar en el mapa de arriba. En amarillo la ruta prenupcial que culmina en abril cuando los alcaudones llegan a la Península Iberica, y en rojo la postnupcial, que inician en septiembre y es bastante diferente a la primaveral pero coincide con aquella en que no atraviesa España de Norte a Sur como muchas otras rutas migratorias que conocemos.

 Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio)
 Yo, que más humilde soy, me limitaré a comentar lo observado durante su estancia en las Marismas de Santoña y, nada más señalado a mi entender, que la salida del nido de una nueva generación de alcaudones, 5 ó 6 pollos por pareja.

Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio)
Ambos miembros de la pareja se encargan de alimentar a los pequeños y, en este caso, el macho ha cazado un gran saltamontes o langosta que previamente ha rematado en las espinas del zarzal y posteriormente ha entregado delicadamente a uno de sus vástagos.

Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio)
 Debido al gran tamaño de la presa, el pequeño tuvo dificultades para engullirlo y me resultó llamativo observar como el macho se mantuvo vigilante durante el proceso, con una mirada entre tierna y preocupada, hasta que este finalizó sin mayores problemas.

Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio)

Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio)
 Uno de los pollos espera tranquilamente el momento de la ceba.

 Hasta que llega su madre con algo que comer.

Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio)
Un bocado mucho más modesto...  pero también mucho más sencillo de tragar.

La hembra entrega delicadamente la ceba a su pequeño.

Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio)
Ahora toca esperar hasta el próximo tentempié. 

Alguno de los hermanos, más osado, buscaba alimento por su cuenta... y lo encontró en la pista por la que yo circulaba.

Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio)
A este otro le entregó su padre un insecto himenóptero (tipo abeja) que le hizo sacar su carácter de alcaudón.

Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio)
 Y es que para su mejor manejo no se le ocurrió otra cosa que...

Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio)
 Clavarlo en la alambrada, característica de estas aves que, cuando la caza es abundante, acumulan presas atravesadas en arbustos espinosos a modo de despensa.
¡¡Un precioso empalador!!