sábado, 25 de octubre de 2014

CÓMO OBSERVAR AVES Y NO MORIR EN EL INTENTO

Voy a meterme en este berenjenal sin saber muy bien cómo empezar ni, por supuesto, cómo podré salir de él. Todo ésto descrito desde mi experiencia personal y con la mayor humildad, por lo que no pretendo sentar cátedra ni mucho menos, ya que existirán tantas maneras de observar aves como ornitólogos en la faz de la Tierra.
Empezaré hablando de quién puede observar aves. La respuesta es bien sencilla: Todo el mundo, siempre que se tenga cierto interés por la Naturaleza y ganas de descubrir por uno mismo los secretos que tenemos tan a mano y que muy pocas y privilegiadas personas son capaces de apreciar.
 Porque las aves nos las podemos encontrar en cualquier tipo de hábitat, incluso en los más humanizados como las grandes ciudades. Sólo es cuestión de abrir los ojos y la mente.
¡¡Comencemos a disfrutar!!

 Para iniciarse en este apasionante mundo se me ocurren dos métodos: Por tu cuenta, autodidacta de libro, a base de cometer errores y aprendiendo poco a poco como me ha ocurrido a mí, o acompañando a ornitólogos experimentados con lo que tu evolución será mucho más rápida y segura. Cada uno debe elegir su modo de aprender, pero siempre desde la modestia del neófito, dejándose aconsejar, y teniendo en cuenta que nadie nace sabiendo... prudencia a la hora de identificar especies dudosas, dejándolas en sp (sin precisar) cuando no se tenga seguridad absoluta.
 Para aprender, en estos momentos hay muchas herramientas en la "red" además de las clásicas guías de aves (imprescindibles de todos modos), como foros, blogs y páginas dedicadas al mundo de la ornitología. Eso sí, hay que ser un poco selectivo y discernir quién te puede aportar algo. Existen preciosas páginas con fotos de aves maravillosas pero que básicamente son éso; páginas de fotografía de Naturaleza que apenas ofrecen más información sobre las aves que su belleza, que por otro lado no es poco.

 No quería personalizar en esta entrada pero voy a poner un ejemplo de lo que me parece un blog del que aprender: "El Pernil", un blog en el que su autor, Alfonso Rodrigo, nos mantiene informados de la actualidad ornitológica en Villafáfila, aderezado con curiosidades y anécdotas que además actualiza cada pocos días. Una especie de cuaderno de campo que por suerte comparte con todos nosotros. ¡Un gran trabajo! Cada uno debe elegir sus referentes y yo los tengo enlazados en la columna de la derecha del blog.
 Una vez tengas claro que quieres profundizar en esta interesante afición, llega uno de los momentos más delicados; hacerse con el material básico para salir al campo con unas mínimas garantías de éxito. Y aquí las variables son casi infinitas. Para no volvernos locos diría que lo imprescindible son unos decentes prismáticos y una buena guía de identificación de aves
 Como guía de aves os pondré dos ejemplos de entre la gran oferta editorial que existe en la actualidad:

 "Aves de Europa" de P. Bartel. Lynx Edicions. 2008. 
190x132mm. 192 páginas. 1725 ilustraciones a color y 445 mapas de distribución. 
Una guía muy completa  aunque sencilla, que destaca por su precio, 12 euros, que hacen de ella la compañera ideal si no quieres invertir demasiado dinero en tus primeros pasos entre las aves.

"Guía de Aves. España, Europa y región mediterránea. Segunda edición". L. Svensson, K. Mullarney y D. Zetterström. Ediciones Omega. 2010.
200x140mm. 448 páginas. 4000 ilustraciones a color.
La mejor sin duda para Europa, si tienes claro que tu afición a las aves va a calar hondo, los 53 euros que cuesta no te dolerán en absoluto.

Minox HG 10x43 BR
Los prismáticos dan aún más juego y, por tanto, quebraderos de cabeza a la hora de elegir el adecuado a tus gustos y necesidades. Presentan en cualquier caso dos cifras. La primera se refiere a los aumentos que en el ejemplo de la fotografía (por cierto, son los míos) indican 10 aumentos, y el 43 hace referencia al diámetro en mm. de la lente, que afecta al grado de luminosidad. Se suele recomendar entre 8 y 10 aumentos (menos se quedaría bastante corto y más nos haría necesario utilizar un trípode) y entre 40 y 45 mm de diámetro. Mayor diámetro nos daría más luminosidad pero también nos aumentaría el peso, algo muy a tener en cuenta cuando uno anda por el campo con esa carga al cuello.


Las diferencias de precios que nos encontramos en el mercado evidencian que hay muy distintas calidades dentro de los binoculares. A partir de unos 200 euros se pueden encontrar prismáticos muy decentes con los que iniciarnos en la observación de aves disfrutando desde el primer momento. Yo estoy muy contento con la marca Minox que tiene prismáticos con muy buena relación calidad-precio, pero hay otras muchas, y cada cual contará la historia según haya sido su experiencia personal.
Una vez que te has hecho con el equipo básico puedes empezar a pensar en ampliarlo poco a poco con un telescopio, para que no se te escapen las aves más lejanas, o una cámara fotográfica con la que inmortalizar tus observaciones más interesantes.


 Mi telescopio es un Kowa TSN 822 de más de 20 años que todavía me da alegrías las veces que lo saco, para buscar osos, lobos y linces por ejemplo.


Tamron 200-500
En cuanto a la fotografía, busco la comodidad, y por peso y viendo sus resultados en algunas páginas, me decidí por un tamron 200-500 mm que unido a una cámara Sony (A35) que incorpora estabilizador, da unos resultados bastante buenos a pesar de mi impericia. Y muy importante, con poco más de 1,7 kilogramos me permite realizar las fotos a pulso sin ninguna dificultad. Si tuviese la necesidad volvería a comprarme el mismo equipo, mejorando ligeramente la cámara con una Sony A58. El objetivo me costó unos 800 euros y la A58 se encuentra por menos de 400, total 1.200 euros.
Otra alternativa son las bridge como la LUMIZ FZ72 que utilizo habitualmente y que, aunque claramente inferior a la réflex, da unos resultados decentes con un 20-1.200 mm muy versátil, ligero y económico (300 euros).



EL MEOLLO DE LA CUESTIÓN

 Finalizo comentando mi manera de observar aves que no es nada original, desde luego, pero para alguien que da sus primeros pasos quizás resulte interesante. 
Lo primero es saber donde vas a realizar la observación e informarte adecuadamente de cómo llegar para evitar innecesarias perdidas de tiempo, y tener en cuenta lo que puedes ver en cada zona y en cada época del año. Ésto nos ayudará a buscar en los lugares adecuados sin descartar encontrarse en cualquier momento con aves poco comunes. Rastrearemos a fondo cada rincón con la ilusión del naturalista que busca con insistencia una nueva especie a la que dar nombre para la ciencia... al menos será una nueva especie para ti.

 Nos comportaremos de modo discreto, integrándonos con el entorno, sin hacer movimientos bruscos ni hablando a voces, dando prioridad al bienestar de la fauna. Hay que respetar las distancias de seguridad de las aves y procurar no obligarlas a levantar vuelo con nuestra presencia (ésto no es siempre posible). Esta distancia puedes intuirla cuando al acercarte a su posición dejan de comportarse con normalidad y adoptan una actitud de alerta. Este es el momento de parar y dar un paso atrás. Para ganarte la confianza de las aves lo mejor es no mostrar aparente interés por ellas, mirando en otra dirección (yo suelo fijar la mirada hacia el suelo) mientras vas ganando la posición que te interesa, bien por tener donde esconderte, o por dejar el sol a tu espalda. Sólo de vez en cuando y discretamente les dedicas una fugaz mirada para satisfacer tu ansia observadora.

Una vez alcanzada la posición desde donde deseas realizar la observación, entra en juego otra de las virtudes destacadas en el ornitólogo ejemplar; la paciencia. Normalmente es cuestión de tiempo que las mismas aves se acerquen a ti, siempre que cumplas estrictamente la norma que anteriormente he citado; discreción.

Ya está todo listo para que la jornada sea un éxito, con todos los sentidos preparados para dejarse sorprender por las aves, comportándose con naturalidad y en total libertad.

 Con el tiempo aprenderás pequeños trucos que optimizarán tus salidas al campo como elegir las horas más adecuadas del día para cada especie o, por ejemplo, conocer cual es el momento ideal en las marismas para disfrutar de los limícolas alimentándose a tus pies. Sabrás leer "señales" indescifrables para el resto de los mortales, como ese bando de patos que levanta el vuelo y que a ti, instintivamente, te hace levantar la mirada buscando el aguilucho o águila que ha provocado tal desbandada.

En definitiva, respetando la máxima de que antepondremos siempre el bienestar de las aves a nuestros intereses, la observación de aves está al alcance de cualquiera y, a medida que vayas adquiriendo nivel en la identificación de las diferentes especies, esta afición te atrapará y jamás te abandonará.
Toda mi vida la recuerdo rodeado de libros de animales pero, a los 13 años me hice con mis primeros prismáticos (super zenith 10x50)  y desde entonces no me los he descolgado hasta el día de hoy.
 De ahí el titulo de mi blog:
¡¡No sin mis prismáticos!!

jueves, 23 de octubre de 2014

LONGEVIDAD

 Garceta común (Egretta garzetta)
El día 17/10/14 me he vuelto a encontrar con esta vieja conocida (C2) anillada el 20/07/03 en la colonia de San Pedro en las Marismas de Santoña.

  Garceta común (Egretta garzetta)
Mi amiga, camino de los 12 años, ha despertado mi curiosidad sobre la longevidad de estas aves. Consultando esta página de anillamiento con un apartado dedicado a los récords de longevidad entre las aves, compruebo que, dentro de su especie, la más vieja garceta controlada vivió 20 años y 11 meses.
Todavía estamos lejos de esa cifra pero cada año tengo la ilusión de encontrarme con esta veterana y venerable garceta para, de este modo, acercarnos a ese récord tan estimulante.

 Chochín común (Troglodytes troglodytes)
Los pequeños pajarillos tienen bastante menos esperanza de vida. El chochín por ejemplo, tiene su tope en 6 años y 9 meses.

 Curruca cabecinegra (Sylvia melanocephala)
La curruca cabecinegra más veterana resultó ser española con 8 años y 4 meses en el momento de ser controlada por última vez.

Curruca cabecinegra (Sylvia melanocephala)
Esta pequeña curruca parece haberse enterado de que muchos animales viven más años en cautividad y, a modo de "placebo", se "protege" tras la alambrada.
Yo, desde el cariño y la admiración, le diría a Sylvia que lo importante no es tanto la cantidad sino la calidad... y más si estamos hablando de vida.

miércoles, 22 de octubre de 2014

I Campeonato Ibérico de Aves Esbeltas

Espátula común (Platalea leucorodia)
Se ha celebrado esta mañana en mi casa el  "I Campeonato Ibérico de Aves Esbeltas" en el que se ha valorado, además de la elegancia natural de las aves presentadas, la pose y sobretodo la actitud de las participantes.
El 6º puesto lo ha ocupado la simbólica espátula que parecía más preocupada en alimentarse que en alcanzar un buen puesto en este certamen.

 Cigüeña blanca (Ciconia ciconia)
5º puesto para la cigüeña blanca que, a pesar de estirarse con estilo, le perjudica su corpachón y su cabezota que parecen restarle elegancia.

 Garza real (Ardea cinerea)
4º puesto y medalla de madera para la garza real que utilizó la estrategia de mostrarse en vuelo, demostrando que su envergadura tiene poco que envidiar a ninguna otra.

Garceta común (Egretta garzetta)
3º puesto y medalla de bronce para la garceta común que muestra gran interés en la competición y parece ponerse de puntillas para aparentar más altura.

 Garceta grande (Casmerodius albus)
2º puesto para la interminable garceta grande que sin darse importancia se lleva la medalla de plata.

Flamenco común (Phoenicopterus roseus)
1º puesto indiscutido para el flamenco común que a su elegancia natural ha unido su pose para la fotografía, ocultando una de sus alas, y una actitud innegable al estirarse casi hasta el infinito para llevarse una merecida medalla de oro en este "I Campeonato Ibérico de Aves Esbeltas".  

martes, 21 de octubre de 2014

UNAS FOTOS DE LA PROVINCIA DE CASTELLÓN

Esfinge colibrí (Macroglossum stellatarum)
Durante nuestra estancia vacacional por tierras castellonenses he podido hacer alguna fotografía que ahora comparto con vosotros.

 Abubilla (Upupa epops)

 Gaviota de Audouin (Larus audouinii) 
En la misma playa donde se ubicaba nuestro hotel (Las Fuentes) solían aparecer bastantes gaviotas de Audouin al atardecer, y varias de ellas habían sido anilladas en el Delta del Ebro.
Concretamente fotografié las siguientes:
(AVH3) anillada el 18/06/06

  Gaviota de Audouin (Larus audouinii) 
(BMLP) anillada el 27/06/11

  Gaviota de Audouin (Larus audouinii) 
(ALM4) anillada el 25/06/03
Muchas gracias a Pepe Greño por su diligencia mandándome los historiales de estas gaviotas.

 Morella (Castellón)
 Visitamos el precioso pueblo de Morella empapándonos de historia entre sus murallas.

Pero Silvia buscaba el museo de los dinosaurios con decisión.

 Además de los huesos de Iguanodon, en el ayuntamiento posamos frente a las enormes patas de un saurópodo que pudimos ver en primicia ya que nos "colaron" antes de la inauguración de la sala al público.

 Carricerín real (Acrocephalus melanopogon)
Como ya os comenté en una entrada anterior, durante estas vacaciones había "bimbado" al carricerín real...

 Cabra montés (Capra pyrenaica hispanica)
Entre los mamíferos también hubo "bimbo".

 Cabra montés (Capra pyrenaica hispanica)
En los montes de Morella pudimos disfrutar de un pequeño grupo de hembras y crías de Cabra montés.

Cabra montés (Capra pyrenaica hispanica)
Y esto es todo amigos.

lunes, 20 de octubre de 2014

PRIMEROS INDICIOS DE LA INVERNADA

 Cisne cantor (Cygnus cygnus)
Primeros invernantes en las Marismas de Santoña, en este caso una rareza localizada por Álvaro Bustamante el sábado, una pareja de cisne cantor que hoy lunes seguían en la zona fangosa de Cicero.

Ánsar común (Anser anser)
Algún otro más discreto, aunque también significativo de que se acercan tiempos de frío y lluvia.
Tres ánsares comunes surcan las aguas de la marisma entre los cada día más abundantes silbones y a la espera de que lleguen los primeros colimbos.

sábado, 18 de octubre de 2014

LA BATALLA DEL EBRO... EN EL DELTA

 Eso es lo que me pareció el Delta del Ebro en mi visita el pasado día 12 de octubre: Una auténtica batalla campal, con cazadores por doquier y disparos retumbando cada dos por tres.

Avefría europea (Vanellus vanellus)
Miles de aves volando (impresionantes los enormes bandos de distintas especies) asustadas, desorientadas, tratando de encontrar un lugar tranquilo donde descansar.

 Morito común (Plegadis falcinellus)
Quizás no elegí el mejor día para visitar este magnífico parque natural, pero la impresión que me dio fue la de encontrarme en medio de una batalla donde se disparaban tiros a diestro y siniestro. De hecho ese mismo día y mientras yo realizaba mi visita, tirotearon a un águila pescadora como podéis leer en este enlace.

 Aguilucho lagunero (Circus aeruginosus)
A pesar de esta sensación de desazón que me invadía, pude disfrutar de varias especies con relativa facilidad.

Martín pescador (Alcedo atthis)

 Garceta común (Egretta garzetta)

 Las garzas estaban muy bien representadas por todo el parque.

 Garceta grande (Casmerodius albus)

 Somormujo lavanco (Podiceps cristatus)

 Somormujo lavanco (Podiceps cristatus)
Un somormujo lavanco cebaba a su pollo, bastante crecido, como es normal en estas avanzadas fechas.

 Una pagaza piquirroja busca alimento con San Carlos de la Rápita de fondo.

 Pagaza piquirroja (Hydroprogne caspia)

  Pagaza piquirroja (Hydroprogne caspia)
Una jovencita pagaza recibía las atenciones de un adulto que la cebaba cada poco tiempo.

  Pagaza piquirroja (Hydroprogne caspia)

 Flamenco común (Phoenicopterus roseus)
Finalizo con la que me parece el ave más elegante del Delta del Ebro y más allá.

 Flamenco común (Phoenicopterus roseus)

  Flamenco común (Phoenicopterus roseus)
 Me quedé con las ganas de visitar la reserva Riet Vell de SEO BirdLife por lo que tendré que volver en otra ocasión al Delta en la que espero no volver a coincidir con ese ejercito de cazadores que tanto agobiaban a las aves y, por desgracia, a mí.